Todo lo que necesitas saber de los diamantes sintéticos

0
60

En este post voy a discutir acerca de los diamantes sintéticos y el impacto que están teniendo en el mercado.

Mi primer acercamiento a los «Lab Grown Diamonds»

Estando una vez en una de las ferias de joyería a las que suelo acudir, me sorprendió ver el nuevo pabellón de diamantes fabricados en laboratorio, “Lab Grown Diamonds”, también llamados diamantes sintéticos, para mí era un tema que había escuchado, y que sabía que los estaban produciendo, pero no lo había vivido tan de cerca hasta ese momento.

Cuando hablo de diamantes sintéticos no me refiero a circones, o moisanitas. Los circones son cristales creados por el hombre pero que no tienen la dureza ni las características de los diamantes, se rayan fácilmente y no reflejan la luz como los diamantes. Y las moisanitas, son tan escasas en la naturaleza que todas las que vemos en la joyería son creadas en laboratorio, estas tampoco cuentan con las características de dureza y propiedades químicas de los diamantes. Estas dos piedras son muchísimo mas económicas que los diamantes, tanto naturales como sintéticos.

Que fue lo que encontré

Como siempre me he caracterizado por ser curiosa, fui a ver que había en el pabellón de los “Lab Grown Diamonds”, por cierto, entre mis proveedores de diamantes naturales era un tema tabú pasar por esa parte de la feria. Encontré que vendían diamantes de todos los tamaños, sueltos, y también joyería fabricada. Parte del atractivo que venden los fabricantes de diamantes, es que son diamantes creados de una manera más respetuosa “orgánica”, que protege el planeta; pero el atractivo mas grande es que son diamantes reales, es decir tienen las mismas características físicas y químicas de los diamantes naturales, pero a un precio muy inferior, en ciertos tamaños, una diferencia casi del 50%. En tamaños pequeños la diferencia no es atractiva.

Luego de ver esto me fui a hablar con mis proveedores y me hicieron ver el panorama desde otra perspectiva, que, aunque son diamantes, es decir partículas de carbón cristalizadas a muy alta temperatura y muy alta presión, no tienen el atractivo de ser creados hace millones de años en lugares muy remotos de la tierra. Como se vuelven tan accesibles, ya que valen mucho menos, dejan de ser una inversión atractiva, por lo tanto, su valor de recompra es muy bajo o casi nulo.

¿Por qué valoro los certificados muchísimo más ahora?

Fábrica de diamantes sintéticos donde se recrean las condiciones que requieren los diamantes para formarse.

Yo soy graduadora de diamantes, formada en el laboratorio HRD de bélgica y aunque tengo todas las bases para la identificación y la clasificación de diamantes no tengo la capacidad con las herramientas básicas como lo son una lupa y microscopio de identificar un diamante creado en laboratorio. Los diamantes creados en laboratorio tienen las 4C´s como los diamantes naturales. Claridad, color, talla y quilates. Estos diamantes solo se diferencian por su estructura atómica. Los diamantes naturales, en su mayoría, el 95%, tienen partículas de carbón y partículas de nitrógeno organizadas por pares, pero los diamantes creados en laboratorio nunca logran tener esta estructura. Pero esto solo es identificable con maquinaria especializada para ver la estructura atómica, y algo alentador en este tema es que esta maquinaria, cada vez se está volviendo más asequible y común.  Esto me hace pensar en algo muy importante como compradora, y es valorar el certificado de un diamante, puesto que los laboratorios siempre me van a decir si el diamante del certificado es natural o sintético.

De alto riesgo

Supuestamente los proveedores de diamantes sintéticos, o lab grown diamonds” venden sus diamantes con certificado (contramarcados en el borde) donde se indica que son creados en laboratorio, pero hay personas inescrupulosas que venden estos diamantes sin el certificado y sin la contramarca, haciéndolos pasar como diamantes naturales y mucho más costosos que lo que realmente valen.  Es muy importante comprar siempre a proveedores de confianza y reconocidos.

Como propietaria de Marquisse diamonds & Jewelry, me parece fundamental la transparencia en este tema, no digo que no está bien quien venda diamantes sintéticos, pero me parece de suma importancia que mi cliente sepa que está comprando y siempre trato que los diamantes que vendo tengan su certificado de alguno de los laboratorios reconocidos, entre ellos GIA o EGL y que sean diamantes naturales.

Ejemplo de un certificado de diamante natural GIA

Considero que los diamantes son una inversión y particularmente valoro mucho su procedencia y que semejante belleza provenga de la tierra en condiciones tan extremas. Esto es lo que hace que cada diamante sea único, así como una huella dactilar.

Espero que este post te haya gustado y entiendas un poco de este tema que es tan polémico en el mundo de la joyería. Si quieres conocer más aspectos técnicos, los puedes leer aquí.

Deja tus comentarios y preguntas

Lee sobre las 4C

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here